TEL 915 219 499
Instagram Facebook Twitter Youtube
Plataforma Educamos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso. Para ver nuestra Política de Cookies haga clic en Más info

Aceptar

4º ESO en la Madrid de Carlos III

El pasado 7 de octubre, los alumnos de 4º ESO visitamos el Madrid de Carlos III, el que fuese el llamado Rey Alcalde de Madrid, el que transformó la ciudad, y mandó construir los paseos más bonitos y edificios más importantes que hoy podemos ver.

Comenzamos nuestro itinerario en la Cuesta Moyano. Tuvimos un guía que fue explicándonos muchos aspectos del Madrid de aquella época.

Lo primero que vimos fue el Real Observatorio Astronómico de Madrid. La puerta no estaba abierta, pero a través de unas rejas vimos el Péndulo de Foucault. El guía nos explicó la historia del edificio.

El rey Carlos III transformó la ciudad en menos de 30 años. No sólo urbanísticamente; también enderezó las costumbres de los madrileños y les ofreció pasiones que han llegado a nuestros días, como la lotería, las terrazas, las tertulias y los mentideros.

Carlos III llegó al Retiro en diciembre de 1759, cuando contaba 43 años de edad. En el parque del Buen Retiro mandó colocar más de 2.000 sillas. Entre otros inventos celebrados hasta nuestros días por los madrileños este rey concedió licencias para que se abrieran en el Retiro tres aguaduchos, precursores de nuestras terrazas.

Para la construcción de la puerta de Alcalá presentaron al rey varios proyectos, con la que el monarca quería dignificar una de las entradas más importantes de Madrid. Seleccionó dos y no supo con cuál quedarse, por lo que mandó edificar ambos, uno por cada cara de la puerta.
El recorrido sigue por el paseo de Recoletos. Esta vía, que marcó el desarrollo urbanístico de la ciudad, no existía antes de Carlos III. El rey la creó nivelando el prado de Atocha, el prado de San Jerónimo y el prado de Recoletos, y consiguió así enlazar las dos arterias principales: la calle de Alcalá y la carrera de San Jerónimo.

Además de las de Cibeles y Neptuno, mandó construir la fuente de la Alcachofa, en la glorieta de Carlos V (hoy puede verse en el Retiro). La gran obra del monarca en este paseo es el Museo del Prado, donde podemos ver lienzos, costumbres y personajes del Madrid del siglo XVIII y comprender mejor los afanes ilustrados de este rey.

Carlos III tenía espíritu ilustrado. En la mitad del paseo del Prado está la que fue su obra favorita: el Jardín Botánico. "El rey mandó reunir árboles y plantas y yerbas de todo el mundo, y el jardín, en su apogeo de entonces, mostraba más de 30.000 especies diferentes", dice Camilo José Cela. "En el Botánico, y por orden del rey, se reparten cada mañana -de balde y sin tener en cuenta fiestas de guardar- la plantas medicinales que cada cual necesita".

Acabamos nuestra visita almorzando en El Retiro después de una buena caminata amenizada por nuestro guía.

IMG1120
IMG1121
IMG1132
IMG1127
IMG1179

TOP